Quiera Dios que orégano sea y no se nos vuelva alcaravea.


Quiera Dios que orégano sea y no se nos vuelva alcaravea.
Se usa como expresión de recelo ante una perspectiva incierta, tomando figuradamente el orégano como signo de ventura, y la alcaravea de malogro.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.